Risotto Bianco

El risoto es un plato de origen italiano que se ha popularizado tanto como la pizza o la pasta. La unión de un sofrito como base, con el vino y un rico caldo hacen que sea una experiencia culinaria digna de repetir, bien sea de setas, verduras, queso, espárragos... hay una infinita variedad de sabores como el original Risoto al Vino Tinto hecho por Marina de La Rosquilla de la Tía Laura para el reto Recet-a2 de este mes.

Risotto Bianco


Considero que es más fácil preparar un risoto que un arroz blanco suelto, para este último hay que ser habilidoso con el líquido y el fuego, mientras que para el agradecido risoto "da igual" porque al final su consistencia es cremosa (mi madre diría "masacotuda") lo que permite margen de "error" para las manos menos experimentadas.


He tomado la receta de Jamie Oliver como una muestra del risoto considerado clásico, con un par de cambios en las verduras, pero respetando su esencia. Rico y delicado, un plato ideal para dar una sorpresa a tu pareja ahora que se acerca el día de San Valentín ¿no crees? es económico, necesita poco tiempo y mucho amor ♥

Ingredientes:
- 1 cebolla mediana
- 1 puerro pequeño o medio grande
- 2 dientes de ajo
- 80 gr. de calabacín (aprox. medio calabacín) 
- 200 gr. de arroz redondo 
- 550 ml. de caldo de verduras
- 150 ml. de vino blanco o vermut
- 2 cdas. de aceite de oliva
- 30 gr. de mantequilla
- 60 gr. de queso parmesano o similar

Corta la cebolla, el puerro y el calabacín en cubos pequeños. Calienta el caldo y mantenlo a fuego bajo-medio de manera que esté caliente en el momento que lo vayas a usar. En otra olla con el aceite sofríe las verduras con el ajo machacado a fuego medio, hasta que la cebolla esté transparente, añade el arroz y sube el fuego, remueve constantemente y cuando empiece a transparentar por las puntas añade el vino blanco.


Cuando el arroz haya absorbido el vino baja el fuego y vierte una cucharada del caldo caliente. Llegados a este punto debes remover constantemente pero con delicadeza, sin dejar que se pegue al fondo de la olla. Una vez que se absorba el caldo repite el procedimiento con otro cucharón de caldo sin dejar de mezclar de manera que el almidón vaya espesando el risotto, así sucesivamente hasta acabar con el caldo y el arroz esté tierno pero ligeramente duro en el centro, tomará unos 15  minutos. En caso de que se te acabe el caldo y el arroz no esté en su punto puedes añadir agua hirviendo.


Retira el risotto del fuego, incorpora la mantequilla y el queso, mezcla muy bien y cubre con una tapa o trapo, deja reposar al menos 5 minutos antes de servir. Si lo deseas puedes espolvorear con un poco más de queso cada porción.

Receta adaptada de Jamie Oliver
¡Buen Provecho!

Pin It button on image hover